Análisis de Samurai Riot | El japón feudal también tiene su Beat’em Up

Análisis de Samurai Riot

En este Análisis de Samurai Riot os traemos una ambientación tan querida como el Japón feudal en uno de los géneros que menos la han explotado: los Beat’em up

Hemos tenido la oportunidad de probar el nuevo título de Wako Factory de primera mano antes de su lanzamiento y a continuación os contaremos lo más detalladamente posible  lo que nos ha parecido este Beat’em Up cooperativo.

Samurai Riot nos brinda la oportunidad de encarnar a Sukane o Tsumumaru al más puro estilo yo contra el barrio, mientras elegimos nuestro propio destino mediante elecciones morales nada fáciles de tomar.

Empezamos a navegar por los menús y comenzamos la partida

Para construir la casa desde los cimientos, comenzaremos hablando de las opciones que nos ofrece el título previo a comenzar a jugarlo. Nos encontramos frente a unas opciones gráficas más bien limitadas pero suficientes. Tenemos la posibilidad de poder jugar tanto en inglés como en francés. A la hora de comenzar la partida nos damos cuenta de lo que será uno de los puntos fuertes del juego, la rejugabilidad.

Nos encontramos con cuatro niveles de dificultad: desde uno fácil hasta uno verdaderamente desafiante. Personalmente, recomiendo hacer caso a las indicaciones que se nos muestran en pantalla y, si es nuestra primera partida, comenzar en el modo normal. Después, en función de cómo hayamos percibido el desafío planteado, sería conveniente ajustarlo según más nos convenga.

En lo que ha preparación de la partida se refiere, una vez seleccionada la dificultad, podremos elegir entre nuestros dos protagonistas. Podemos elegir a Sukane, una ninja rápida y hábil o a Tsurumaru, un samurái fuerte y honorable. Cada uno cuenta con movimientos únicos y tiene sus propias elecciones en la historia. Además, deberemos elegir entre una de las diferentes clases. Estas determinarán nuestro gameplay, ya que en función de la clase elegida tendremos ciertas habilidades especiales y diferentes puntos, bien sea en vida, fuerza…

Una vez comenzamos, nos encontramos con una pequeña introducción animada que nos presentará la historia de nuestro personaje. Tras esto, entramos en el plato fuerte, vamos a jugar.

samurai riot main menu

No te aburrirás de derrotar enemigos pero las opciones pueden antojarse escasas

Estamos ante un Beat’em Up. Eso quiere decir que la jugabilidad es uno de los aspectos básicos del título y aquí encontramos pros y contras.

El control es intuitivo y sencillo. Hay pocos botones que pulsar (lo hemos jugado con gamepad) y eso siempre es de agradecer. Además, los ataques especiales que obtenemos cuando cargamos una determinada barra al golpear son muy útiles. Esto conlleva un problema, y es que quizá sean “demasiado” útiles, siendo fácilmente spameables con ciertas clases aumentando de manera muy sencilla nuestra puntuación.

Puntuación y variedad

La puntuación, ese es otro de los puntos interesantes del juego. Cada nivel se divide en pequeñas pantallas donde nos enfrentaremos a diversas hordas de enemigos. Una vez los derrotemos, en función de los combos que hayamos realizado y de los golpes que hayamos recibido, obtendremos una medalla que variará desde madera hasta oro, otorgándonos una suma de dinero mayor cada vez.

La variedad de enemigos contra los que nos enfrentamos quizá no es muy amplia. Por otro lado esta escasez queda maquillada al ofrecer cada uno de nuestros adversarios diferentes versiones contra las que tenemos que lidiar. Esto provocará que tengamos que observarlos muy bien para saber cómo actuar en cada momento, ya que no todo vale.

Pero no todo el monte es orégano. Hemos echado de menos una mayor variedad de combos,. Y es que a veces todo se reduce a combinar dos botones y no precisamente alternándolos. Tampoco nos ha terminado de convencer el hecho de atacar de manera estática (no podemos movernos mientras atacamos). La decisión puede entenderse, pero en muchas ocasiones este hecho puede condicionar demasiado nuestras decisiones al cohibirnos de completa movilidad. Esto hace que algunas peleas pierdan dinamismo.

samurai riot gameplay cooperativo

Dificultad suficiente para cualquier tipo de jugador

En lo que a dificultad se refiere, el título podría definirse como asequible en su modo normal. Los dropeos que recibimos al destruir el atrezzo de las pantallas se ajustan a nuestras necesidades de una manera más que óptima. Una vez conoces los patrones de los enemigos no son muy difíciles de derrotar. Aunque bien es cierto que en algunas circunstancias nos hemos topado con una IA que no paraba de realizar ataques en bucle cuando nos quedábamos contra una pared y, al recibir daño, realizábamos la recuperación rápida.

Posiblemente, otro punto a tener en cuenta sea el hecho de que no existen checkpoints, si se nos acaban las vidas, deberemos afrontar de nuevo todo el desafío. Esto imprime algo más de dificultad al título, pero también cabe recalcar que podemos hacer un Quit & Save siempre que queramos.

No estamos ante el Quijote pero la historia no está mal

Narrativamente hablando no nos encontramos ninguna maravilla, pero sí una historia más que interesante. Sobretodo si el cuenta el género del que estamos hablando. Vamos a procurar no entrar en spoilers, por lo que tendréis que descubrir vosotros mismos la trama. Eso sí, tenéis que tener en cuenta que cada decisión cuenta y mucho. Depende el camino que tomemos podremos llegar hasta a ocho finales diferentes, por lo que el título es extremadamente rejugable.

Samurai Riot menu seleccion personajes

El mejor apartado del título es sin duda su Modo Cooperativo

Si queréis disfrutar de una experiencia completa, lo mejor es jugar al título en el modo cooperativo local. Funciona perfectamente y permite un mayor dinamismo en el gameplay. Esto se consigue, por ejemplo, otorgándonos la oportunidad de realizar movimientos especiales en conjunto. Además, a la hora de tomar las decisiones que afectan al desarrollo de la historia, tendremos que ponernos de acuerdo. Ya que si no lo hacemos tendremos que pelear contra nuestro compañero para tratar de imponer nuestro criterio.

En lo que al apartado gráfico se refiere, nos encontramos ante un estilo cartoon bien dibujado que destaca en cinemáticas aunque no tanto en gameplay, pero que cumple a la perfección. Así como la banda sonora, que imprime dinamismo pero puede resultar repetitiva en ocasiones.

samurai riot mapa arbol puente

¿Lo recomendamos?

Samurai Riot nos plantea una propuesta interesante. Nos encontramos ante un juego con mucho potencial, que seguro gustará a los más fanáticos del género Beat’em Up. En cambio, es posible que aquellos menos habituados a esta clase de títulos encuentren el control del combate algo tosco. Pudiéndoles resultar difícil su primer contacto con el título. Sea como fuere, Samurai Riot está especialmente centrado en el mundo cooperativo. Por esto, es recomendable jugar con alguien más siempre que se pueda. Finalmente, desde NextQuest os animamos a probar Samurai Riot, sobretodo si es en compañía.

Si te ha gustado este análisis de Samurai Riot, recuerda que tenemos otros análisis de juegos indie como Moonlighter o Rise&Shine. Y si te ha gustado lo que te mostramos de Samurai Riot, lo puedes encontrar en Steam a un precio de 14,99€. Aquí os dejamos con su tráiler de lanzamiento:

Autor entrada: Ivens171

Ivens171
Cofundador de la web y apasionado del mundo de los videojuegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.