Análisis de Stygian: Reign of the old ones | Rol y horror cósmico van de la mano

Análisis de Stygian

En este análisis de Stygian Reign of the Old Ones veremos como nos invita a explorar un mundo puramente lovecratfiano y por el camino nos va dando un RPG que funciona de maravilla

La introducción de Stygian nos pone en el contexto del juego, explicándonos que su ambientación de horror cósmico es muy peculiar. A diferencia de muchas otras obras de corte Lovecraftiano, Stygian se deja de sutilezas y nos sumerge directamente en una suerte de “apocalipsis”. Desde el llamado “Día Negro”, una parte del mundo se ha visto envuelto por una dimensión desconocida, dejando al ser humano a merced de dioses antiguos, extrañas criaturas y cultos, además de la propia inestabilidad mental que da el ver la realidad retorcida por fuerzas de tal magnitud.

Tras crear un personaje el juego nos lanzará a un mundo plagado de nombres que toda persona que haya leído al autor de Providence no tardará en reconocer. Todo comienza en Arkham, donde, después de ver unas visiones nos veremos obligados a explorar la ciudad, ¿qué buscamos en esta versión maltrecha de Arkham? Sobrevivir.

Stygian juego

Quién avisa no es traidor

Antes de empezar a hablar del juego, que os adelanto que voy a hablar bastante bien, debo mencionar una serie de apartados que no me han arruinado la experiencia pero que existen y se debe saber lo antes posible.

Para empezar, el juego está en ingles y no precisamente en el más sencillo. Stygian trata de imitar la literatura de horror cósmico, por lo que las expresiones rebuscadas y las descripciones retorcidas y llenas de adjetivos van a ser constantes en la obra. Por lo que no es el inglés más fácil que digamos.

Además de esto, he de decir que he tenido varios bugs. Algunos menores como que no acabe el turno de un enemigo o cosillas así, el problema llega cuando no me ha saltado una cutscene de la historia y he seguido avanzando hasta llegar un punto en el que aunque cargara mi último punto de guardado no podía hacer que me saliera de ninguna forma. Esto obviamente es algo que hay que tener muy en cuenta aunque no le pase a todo el mundo. En mi caso aproveche para empezar otra partida con un personaje totalmente diferente y así tomar otras decisiones. Sea como sea estas son las cosas que veo más graves del título. También hay que sumarle lo mucho que te fuerza a dar vueltas y lo pesadas que pueden ser las pantallas de carga. Una vez dicho esto, creo que podemos empezar a hablar de las cosas buenas de Stygian.

De horrores indescriptibles y formas imposibles. La temática lovecraftiana.

Hay un debate generalizado sobre si una obra entiende el mensaje de las obras de Lovecraft o simplemente por meter tentáculos ya se le puede llamar horror cósmico. Yo soy de la parte que dice abiertamente que darte una pistola y ponerte a disparar al mismísimo Cthulu no es horror cósmico. Para hacer horror cósmico hay que entender el mensaje, el pesimismo implícito, todo el tema existencialista y la idea de la insignificancia del ser humano. Y puedo afirmar que Stygian se une a la lista de juegos como Darkest Dungeon o Bloodborne, juegos que si entienden estos conceptos.

Aunque la premisa sea dar un mundo en el que lo oculto se ha revelado y es conocido, todas las mecánicas y detalles te ayudan a recordar tu posición. Todo nos hace perder cordura y la forma de recuperar un poco es ni más ni menos que rendirnos a medicamentos, alcohol y drogas. Pesimismo que se suma a la mecánica de ganar “angustia”, la cual nos va a provocar diferentes enfermedades mentales. Todo esto forma un conjunto que se ve complementado por el combate.

Stygian Reign of the Old Ones gameplay

El combate no es la mecánica principal del juego y se nota en su simpleza. Pero ciertos elementos compensan esta falta de complejidad. Desde unos enemigos a nuestra altura que nos recuerda nuestra posición como parte más baja de la cadena alimenticia, hasta enemigos más poderosos (sin pasarnos) que nos recordará la importancia de una retirada temprana. Y es que no quieres enfrentarte a esas cosas.

Todos los elementos e incluso referencias directas a obras de corte cósmico, como una zona fantástica basada en Color out of space, nos recuerdan constantemente nuestra condición como seres humanos en el mundo que nos presenta el horror cósmico.

El rol de Llamada de Cthulu. Arkham y sus gentes.

El mundo se ve dibujado por un estilo muy macabro y preciso, en el que veremos reflejado todo lo que la obra quiere ser. Stygian logra en su humildad, hacer un gran trabajo a la hora de dejar abiertas muchas opciones y a la hora de interpretar un personaje. La forma de evolucionar y los caminos que pueden surgir a la vez que haces una misión me han sorprendido, sobretodo en la segunda partida que comencé. La obra consigue lo que se propone mediante unos diálogos bien medidos y que no tienen nada que envidiar a grandes relatos del género, además de un elenco de personajes muy variado que va a hacer las delicias de todos.

Las calles rotas y los escenarios más extravagantes chocan y logran que quieras avanzar más y más, pues aunque muchas veces lo escaso que puede parecer el mapa y la de vueltas que das puede lastrar un poco, no arruina un mundo bien construido. Además, el juego se guarda sorpresas que os dejo para aquellos que lo acabéis jugando, pues hay mimo y cariño en demasiados detalles.

Análisis de Stygian

Decir también que mecánicas más secundarias como los acompañantes, el viaje por el mapa del mundo o el dormir para investigar y mejorar cosas, terminan por ser un añadido que se pilla rápido y se agradece. Puede que a veces se sienta que se necesitan unas indicaciones más precisas, pero al final es lo mismo que hemos dicho antes: es un conjunto que funciona de forma genial.

Merece la pena

Lo cierto es que puedo decir sin miedo que Stygian: Reign of the old ones es un buen juego. Es especialmente recomendable para los más fanáticos del género y para los amantes de la ambientación (especialmente para estos últimos). Las capas que más hacen de esta obra algo delicioso, se encuentran en esas referencias y en esas formas. Pero aunque vuestro interés no recaiga en eso, no dudéis en echarle un ojo si os llama un mínimo.

Horror lovecraftiano

Y recordad si os habéis quedado con ganas de más, no podéis perderos nuestro análisis de Devil’s Hunt.

Autor entrada: SantoAquelarre

SantoAquelarre
Estudiante de comunicación audiovisual y amante de la narrativa. Resulta que mi madre tenía una Nintendo 64 y así hemos acabado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.