Análisis de Slay The Spire | Roguelike y cartas

Análisis de Slay The Spire

Análisis de Slay the Spire, un roguelike que mezcla la aventura aleatoria y los juegos de cartas, permitiendo un montón de opciones y brindando mucha diversión.

El título independiente de Mega Crit Games salió del early access a principios de año y después de haberlo probado con reposo, os traemos este análisis de Slay The Spire, un juego que actúa como acercamiento interesante tanto a los juegos de cartas, como a los roguelikes.

¿Qué es Slay The Spire?

Para hablar de Slay The Spire, debemos estar familiarizados con el término “Deck Building”, que en español vendría siendo algo así como “Construir mazos”. Si estos nombres no os suenan, probablemente estos dos gigantes sí: Magic The Gathering Hearthstone. Siendo uno la parte de juego de cartas físico y de “tienda”, de quedar en algún sitio y jugar con amigos; y siendo la otra su contraparte en el videojuego.  Hay más ejemplos, pero en esencia, estos son los más representativos.

Tablero hearthstone

Este tipo de juegos de cartas se centran en la idea de hacer tu propio mazo, en función de las estrategias que quieras realizar. Según esta estrategia usarás determinadas builds que serán tu conjunto de cartas, haciéndote así más agresivo, defensivo… Estas combinaciones te pueden volver más poderoso contra ciertas habilidades, pero dejarte expuesto ante otras. De ahí surge el componente estratégico y en esencia, lo que distinguirá al ganador del perdedor.

Y aunque cada juego de cartas suele tener sus peculiaridades, debemos hablar de elementos comunes que se compartan con Slay The Spire. Siendo uno de los más importantes, la energía que usarán las cartas.

Estos conceptos reiteran la estrategia, la cual se ve enriquecida por otros componentes como pueden ser el personaje que escoja el jugador, los enemigos a los que te enfrentes, las habilidades o elementos pasivos que puedan ayudarte o complicarte el camino.

Porque después de todo, lo que nos ofrece Slay the Spire es un camino. Escogemos un personaje y nos disponemos a recorrerlo. Después de eso, es cuestión de tiempo que otros elementos externos a juegos clásicos de cartas y más típicos del roguelike, empiecen a tener vigencia.

Explorar a golpe de baraja

Slay the Spire nos ofrece 3 pisos, con sus enemigos, jefes y tanto perks positivos, como negativos para tu personaje. Al comenzar cada piso deberemos seleccionar un punto de partida de varios. Siempre comenzaremos en un nivel en el que deberemos pelear contra enemigos y a partir de ahí, continuaremos según el camino que hemos elegido.

Análisis de Slay The Spire mapa

Las casillas del mapa van desde salas con enemigos, élites (enemigos más fuertes y con mayor botín), cofres, tiendas o salas aleatorias. Debemos pararnos a mirar estas salas con símbolo de interrogación, pues aunque en ellas puede haber cualquiera de las anteriores, también puede haber un evento.

Los eventos son la mayor exposición de estos elementos tan recurrentes del roguelike. Minijuegos, decisiones, combates especiales, riesgo… En general, son un punto refrescante, pero a su vez sacan a la luz la obvia condición de aleatoriedad que tiene el título.

Condición aleatoria

Roguelike es sinónimo de azar. Y en este caso como en tantos otros, esto es un arma de doble filo. En Slay The Spire observamos que lo aleatorio, tal y como muestran las salas con eventos, resultan en un comodín.

Cuando hablamos de comodín, hablamos tanto de que una sala puede arreglarte la partida, como de que puede arruinartela. Lo mismo recuperas toda tu vida, que te enfrentas a un enemigo muy poderoso. Y esto, no se puede ver como algo necesariamente malo. Es algo típico del roguelike y parte de la dificultad que se ha asentado en el género viene de esa posibilidad aleatoria.

Miradas cínicas

Sin embargo esto si que se me hace más raro con el sistema de cartas. A la hora de construirnos nuestro mazo, la aleatoriedad está más que presente y eso, para muchas personas, puede resultar injusto o cuesta arriba. Tener que elegir entre 3 cartas y la limitación a la hora de construirte un mazo, no es algo malo, es parte de la idea. Adaptarse o morir.

Quizá tu quieras una build de veneno pero el juego no te da cartas para ello, entonces lo más inteligente es tirar hacia otra build. Estancarse en intentar conseguir justo la que quieres, te puede llevar al fracaso. Y digo esto, no como un fallo, sino más bien como una advertencia. Si eres una de esas personas que ve esto frustrante o injusto, ya vas sabiendo a lo que te enfrentas.

Slay The Spire gameplay

También he leido a gente quejarse de la ingente cantidad de vida que llegan a quitar ciertos bosses o el problema que genera, que tus manos salgan del mazo al azar. Pero sobra decir que esto último es algo típico de los juegos de cartas y que en lo que se refiere a los bosses, todo está más balanceado de lo que parece. Y el juego lo que quiere, es que llegues preparado, muy preparado.

Originalidad y frescura

Y ahora llega el momento de decir algo muy serio. Este juego es muy recomendable.

Slay the Spire es un soplo de aire fresco, uno de esos juegos a los que echar una partida casual o a los que echar un montón de horas. Porque después de un recorrido en early access, donde ya merecía la pena, resulta que al salir lo merece aún más. Mucho contenido, comunidad activa, mods y en general: un juego indie que merece la pena.

Análisis de Slay The Spire

Autor entrada: SantoAquelarre

SantoAquelarre
Estudiante de comunicación audiovisual y amante de la narrativa. Resulta que mi madre tenía una Nintendo 64 y así hemos acabado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.