Análisis de This Strange Realm of Mine | Filosofía y videojuego

Hablemos sobre This Strange Realm of Mine. La polifacética obra de Doomster Entertainment que nos sirve como perfecto ejemplo de filosofía y videojuego.

Hoy hablaremos de un título el cual tocará lo más profundo del corazón, el cual te enamorará según vayas avanzando en su historia y la de los personajes que conocerás a lo largo del juego. Un título lanzado en julio de 2017 que te mantendrá en tensión por su terror psicológico de estilo pixel 3D. Hablamos ni más ni menos que de This Strange Realm of Mine.

Wildemar Daniel, la mente pensante de este título

Nos encontramos ante un título de unas 4 horas de duración creado por Wildemar Daniel Doomgriever, creador del estudio Doomster Entertainment. Estudio que lleva ya cuatro títulos en su trayectoria, a la espera de tres más que llegarán entre 2019 y 2020.

Todas sus obras hasta la fecha son de un estilo retro, pero de géneros y mecánicas completamente variadas. Esto viene justificado en la misma presentación de su página web, ya que afirma que la nostalgia de los juegos de su infancia es lo que le ha hecho seguir este diseño en sus videojuegos.

La filosofía de This Strange Realm Of Mine

Tal y como lo define el propio Wildemar, estamos ante un First -Person Shooter (FPS) con “poesía”. Aunque quizás se pueda observar más como una filosofía. Una filosofía que no se centra en las preguntas más ambiciosas que existen, sino que es capaz de tocar temas de nuestro día a día, que seguramente todos hayamos pasado en algún momento de nuestra vida.

En lo que contenido filosófico respecta, este juego cumple, pues cuenta con un enorme torrente de conocimiento. Con esta obra, su autor, parece haber sacado todo lo que tenía dentro y habérnoslo servido como una mezcla que, al final del día, parece más una selección cuidada que una desmedida y azarosa elección.

Y los sueños, sueños son

Tal y como el propio título predice, el juego se desarrolla mientras el personaje principal sueña. Es ahí, en sus sueños, donde visitaremos toda clase de mundos y conoceremos a una gran variedad de personas. Cada una de ellas con sus incertidumbres, deseos, pasado u otros elementos de los cuales hablaran a lo largo del juego. Mantendremos largas y profundas conversaciones y reflexionaremos sobre los temas que se tratarán según se desarrolla la historia. Todo esto será solo para acabar dándonos cuenta de que efectivamente, todas estas conversaciones y sus emisores son parte de nuestro subconsciente, pues seguimos estando en un sueño. Todos estos temas se pueden llegar a ver reflejados en la personalidad del emisor, su forma de hablar, incluso el lugar en el que entablas la conversación.

Tal y como mencionamos anteriormente, es difícil no verse reflejado en alguno de estos personajes que iremos encontrando. Reflexiones sobre la muerte, nuestros errores o la vida en sí que nos quitaban el sueño.

Todos estos elementos se unen en un equilibrio perfecto, que da una enorme credibilidad. Es por eso, que el personaje que habla del cosmos y de temas que escapan a nuestro alcance como seres humanos, o el que habla sobre el pasado, el pensar en nuestros errores y el volver a abrir heridas, son totalmente creíbles como individuos. Esto hace que una conversación, un poema con un dibujo a un lado o una simple mención, siempre traten de decirte algo. Después tu decidirás si entenderlos o no.

This Strange Realm of Mine te plantea muchas frases así.

Los sueños y la jugabilidad

Otro de los puntos fuertes del título son, sin duda, las mecánicas y el diseño de niveles. Realmente aquí recae la principal queja: el sistema de combate cuerpo a cuerpo. Este se podría considerar bastante pobre, además de que te puede hacer morir varias veces de formas injustas. Pero, a pesar de que esto debe ser mencionado, no se merece gran importancia, pues desaparece la gran mayoría del juego y todo lo demás aflora.

Entonces, el cuerpo a cuerpo no es demasiado bueno… ¿y el sistema de disparos? Realmente, es retro y no mucho mejor que el cuerpo a cuerpo. ¿Por qué no meterlo entonces en el mismo saco que al combate melee? Porque con esto, el juego hace “trampas”. No penséis que con trampas quiero aludir a algo malo, pues recae más en brillantez por parte de su autor.

Gracias a los diferentes entornos, armas y enemigos, se crea una variedad y una sensación refrescante. Y aunque si que flojea en algunas galerías de tiro, consigue mantener el tipo durante la brevedad del título. Y, es que estas situaciones se dan gracias al diseño de niveles.

La estructura de This Strange Realm of Mine se basa en niveles separados por una taberna/lobby que solo cambiará en sus habitantes, mientras que cada sueño será algo totalmente diferente y en ocasiones diametralmente opuesto al anterior. Esto te hará ir desde suburbios repletos de malvados ratones a majestuosas islas sobre la que vuelan ballenas. Todo esto acompañado por un par de cambios al gameplay, que aunque no son muy usuales, resultan muy curiosos y añaden variedad.

Sin duda, una forma de fomentar las ganas de explorar, pues ver en qué escenario aparecerás a continuación siempre es un incentivo.

Conclusión

This Realm of Mine se ha convertido en una de las mayores sorpresas este año dentro del mundo de los videojuegos. Sin duda, una muy buena compra en caso de que algo de lo que habéis leído os haya interesado, no os importe jugar a títulos con mucho texto, y también creáis que “lo breve si bueno, dos veces bueno”.

En caso de que no quisierais invertir los casi 13€ que cuesta el juego, podréis esperar a algunas rebajas de Steam para no dudarlo más y disfrutar de esta obra. Otra opción es añadirlo a vuestra lista de regalos estas navidades, pero solo si habéis sido buenos.

Autor entrada: SantoAquelarre

SantoAquelarre
Estudiante de comunicación audiovisual y amante de la narrativa. Resulta que mi madre tenía una Nintendo 64 y así hemos acabado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.