Megaquarium y su fascinación por la vida marina

Megaquarium, tranquilidad y gestión

Megaquarium, segundo juego de Tim Wicksteed después de Big Pharma, nace tras una pregunta: ¿Y si los juegos de gestión tuviesen elementos vivos expuestos en lugar de comida o atracciones? Es sin duda un enfoque interesante, pero, ¿consigue lo que se propone?

Una jugabilidad que respeta la vida marina y la hace accesible para todos

Megaquarium basa su jugabilidad en tener a los peces y su hábitat en perfectas condiciones. Hay dos modos de juego, un modo historia y un modo Sandbox con diferentes aproximaciones al título. Hablando del modo historia, este nos va moviendo por diversos acuarios con diversos objetivos y peces que podemos utilizar, y poco a poco nos irá introduciendo las mecánicas de qué peces necesitan qué temperatura, que peces pueden vivir con que peces, y que necesitan en su hábitat para vivir. En el modo Sandbox, por el contrario, se nos dará una mayor libertad para decidir que queremos en nuestro acuario, sin objetivos marcados, y pudiendo, si así lo queremos, desbloquear desde el principio animales como el pulpo gigante o el tiburón ballena.

La jugabilidad está muy bien balanceada, ya que los peces más pequeños ocuparan menos espacio y necesitarán menos cuidados, pero serán menos espectaculares y atraerán menos público, pero los peces mayores necesitarán mucho mayor espacio para sí solos, alimentos y hábitats más específicos, y tendrán más interacciones con los peces con los que pueden o no pueden estar, e incluso con el tipo de tanque donde tengan que vivir.

A parte del espacio y distribución de los tanques, habrá que tener en cuenta la distribución del espacio en el acuario. Puedes tener los controladores de temperatura y calidad del agua al lado del tanque o más alejados y lejos de la vista de los turistas mediante un sistema de bombas. Además  habráque tener en cuenta en que hueco encaja mejor cada tipo de tanque, y como distribuyes los mismos en el acuario para ganar los máximos puntos posibles con los que subir de nivel, desbloquear nuevos peces y nueva maquinaria para mantener el acuario en su máximo rendimiento.

También tendrás que pensar en los visitantes a la hora de diseñar tu acuario. Al ser estos también seres vivos, tendrán una serie de necesidades como ir al baño, comer, beber, o reposar un rato mientras observan a los peces como harían en la vida real, y me parece interesante que se tome esta decisión como una forma de mantener las necesidades de tus visitantes cubiertas mientras visitan el acuario más que como una excusa para sacarles más dinero como se haría en otros juegos de gestión, donde pones una maquina de comida para sacar más dinero tengan o no hambre tus clientes.

Diseño adaptado al ritmo del mar

El mar siempre se ha asociado a un ritmo pausado y relajado, y si bien hay pocas cosas más violentas que una tormenta en pleno océano, la imagen colectiva que tenemos al pensar en el mar es una playa relajada o peces nadando tranquilamente. El juego intenta adaptarse a este ritmo, y ya desde el menú de inicio ponen una música relajada que te prepare para el ritmo que llevará la experiencia. Si bien es cierto que nunca pararás quieto en este juego, las cosas sucederán de poco en poco, no llegando a sobrecargarte de información en ningún momento.

La predominancia de colores azules, el lento movimiento de los peces y los patrones de movimientos calmados de los visitantes añadirán más a esta experiencia, llegando a ser realmente relajante.

Los problemas llegan como una tormenta

Sería falso decir que no hay problemas en Megaaquarium, pero la gran mayoría se van tal y como vinieron cual si de una tormenta se tratase, y pocos llegan a impedirte realmente disfrutar del título.

Lo peor que me ha sucedido mientras jugaba fue un bug en la 4 misión que hizo crashear el juego y borró todos los datos que tenía guardados del mismo. Pero tras eso no he tenido mayores problemas en ese aspecto.

También hay incidencias menores como problemas con la música parando o repitiéndose sin motivo aparente, y la ruta de algunos de los empleados, que te harán perder algo de tiempo y no serán todo lo útiles que deberían.

Y un último problema que quería comentar, es que si juegas en un pc no muy potente, es muy posible que empieces a experimentar problemas de rendimiento conforme vaya creciendo el acuario, llegando a ser prácticamente injugable si tienes que prestar atención a varios objetivos distantes a la vez, pero en un ordenador algo más potente no debería verse este tipo de problemas.

La creación de la vida comenzó en el mar

Un último apartado que quería comentar es algo que mucha gente le pide al medio pero que pocas veces se ofrece, y es transparencia a la hora de observar el proceso de creación de un juego.

Recientemente he encontrado una serie de videos en Youtube subidos por el diseñador del mismo donde explica cómo funciona su juego, porqué decide qué hacer y como lo ha hecho y demás temas interesantes. Sinceramente, es refrescante poder ver la pasión que se le nota en la voz al hablar y en cómo se expresa al escribir cuando habla de su juego. Tiene múltiples Vlogs subidos a Youtube que recomiendo ver si os interesa mucho el tema.

En conclusión, Megaquarium es un juego que realmente recomiendo si os gustan los juegos gestión, si buscáis un juego relajadito al que jugar tranquilamente o si os interesa mucho la vida marina. En mi opinión, cumple realmente bien en todos esos apartados, y por eso recomiendo esta obra que en su simpleza me ha sorprendido por la originalidad de su planteamiento.

Autor entrada: Ivancbravo

Ivancbravo
Jugador de Pc desde que tengo uso de razón, especialmente de juegos de estrategia, acción y shotters. Estudio traducción y me fascina especialmente la loocalización (traducción) de videojuegos. Suelo estar por twitter en @ivancbravo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.