La decepción en el videojuego: Menuda mierda de juego | Opinión

La decepción en el videojuego

La decepción en el videojuego nos genera una duda: ¿Cuanta culpa tiene el jugador en las decepciones que se lleva tras un juego que no le ha gustado?

En 2012 Christopher Nolan cerró una de las mejores trilogías de superhéroes con The Dark Knight Rises, un film que ha sido una de las películas más taquilleras de la historia, con 1.084.939.099 de dólares de recaudación. Esta tercera entrega superó holgadamente a su antecesor, pero recibió muchas críticas por parte de la prensa, donde muchos se quejaron de que no era exactamente lo que esperaban ya que, tras el éxito absoluto de The Dark Knight, esperaban que la tercera entrega y el cierre de esta trilogía iba a ser la Magnum opus de Nolan.

Hace unos días, durante un Nintendo Direct, la compañía nipona anunció con un breve teaser la llegada de un nuevo Super Smash Bros, pero esta vez en su nueva consola. Tras esto, la red explotó en un torrente de memes y hype, algo que suele ser habitual en estos casos, donde la mayor parte de estos se centraban en el logo de este nuevo título envuelto en llamas reflejado en los ojos de uno de los protagonistas de Splatoon.

El efecto Nintendo

Nintendo suele jugar con este efecto, tal y como pudimos comprobar en el E3. El año de Switch, su nueva consola, tenían que anunciar multitud de títulos que llenaran su catálogo en un futuro, para poder seguir vendiendo consolas y fidelizando a todos los que ya habían adquirido una de estas. A la gente no le valía con los juegos de otras compañías que estaban consiguiendo arrastrar a Switch, la gente necesitaba títulos propios y la compañía de Masahiro Sakurai lo sabía.

Por eso anunciaron un nuevo Metroid y un nuevo juego de Pokémon que estaban en camino, pero en una fase tan embrionaria que aún no podían mostrar más que un logo o al creador hablando de que estaba desarrollándolo, aunque esto poco importó a la gran mayoría, que recibió estos anuncios con una ilusión apabullante.

the legend of zelda breath of the wild link vs monster
The Legend of Zelda: Breath of the Wild ha sido uno de los mayores éxitos de Switch y de la saga

Los buques insignia de Nintendo

Tras el éxito absoluto, tanto para público como para crítica, de sus buques insignia en esta generación como son Breath of the Wild y Mario Odyssey, ahora todo el mundo mira hacia estos anuncios con una expectación absoluta. Una vez visto el resultado, la gente esperará de estos nuevos títulos de sagas tan queridas como Metroid y Pokémon que se repita el éxito absoluto y que sean una revolución y algo totalmente diferente a lo que hemos visto en anteriores entregas. Y la pregunta que me ronda es: ¿No será quizá un poco pronto para estos anuncios? ¿Realmente la compañía nipona no tenía tanto material como para presentar un breve teaser?

Las expectativas son realmente peligrosas. Tras un éxito absoluto, la siguiente obra es realmente el peligro, ya que pueden hacer que un gran juego acabe aplastado por no ser realmente lo que esperábamos. El efecto de Dark Knight Rises le pasó hace poco a sagas como Star Wars, donde tras tanta espera, nunca se está a la altura para mucha gente, que acaba tildando a la obra de insuficiente, cuando realmente no lo merece.

La espera y el hype

Y es que en el mundo del videojuego, como en cualquier otro, esto funciona prácticamente igual. Tras más de 10 años de espera, para mucha gente Final Fantasy XV no estuvo a la altura, pese a ser un juego impresionante y para otros tantos, Mass Effect Andrómeda no llegó a lo que esperaban tras la trilogía original, pese a que el juego no es tan desastroso como muchos lo muestran.

Después de todo, estamos expuestos a millones de estímulos informativos constantes. Las compañías anuncian los juegos en una fase de producción tan embrionaria, que nos tienen que ir dando información constante para seguir captando nuestra atención. Esto deriva en que en muchos casos nos llenen de promesas, nos generen expectativas que, si el producto final no cumple, terminamos exclamando la tan alabada frase “menuda mierda de juego”, cuando igual el juego no lo merece: simplemente no era lo que esperábamos.

Campo Final Fantasy XV Protagonistas Corriendo
Tras 10 años de desarrollo, Final Fantasy XV tenía en las expectativas a su mayor enemigo.

Un futuro lleno de expectativas

Y es que ahora, mirando al futuro, están por llegar juegos como God of War, Kingdom Hearts III, Final Fantasy VII Remake, Red Dead Redemption 2, Beyond Good and Evil 2, Cyberpunk 2077 o The Last of Us II, de los que la gente espera mucho, esperan que estén a la altura de las expectativas, de la imagen que ellos mismos se han creado o de todo lo que nos han prometido, y eso es realmente complicado. Tienen por delante una titánica tarea, ya que, si no cumplen con esto serán catalogados como “juegos de mierda”, y esto es realmente triste.

De ahí que me cuestione la necesidad de ese anuncio tan prematuro de Final Fantasy XV, de si había necesidad de anunciar Kingdom Hearths III al final de la segunda entrega o de si no ha sido un poco pronto para anunciar un juego de Pokémon que, seguramente, en el momento del anuncio estaba en una fase demasiado temprana de su desarrollo. Y es una pena que por cosas así, juegos que realmente merecen la pena, se lleven un gran número de críticas negativas por no cumplir unas expectativas que nos hemos generado durante demasiado tiempo.

Venom Snake Metal Gear Solid V
Metal Gear Solid V tuvo un desarrollo demasiado turbio, con el despido de Kojima por enmedio, lo que mermó la calidad final de la obra.

¿Que podemos hacer ante este futuro?

La gente esperaba tantísimo de Final Fantasy XV que automáticamente se han dejado de lado sus virtudes, porque era más fácil centrarse en sus defectos. Un caso parecido es el de Metal Gear V, donde todos esperábamos la gran obra que cerrara la obra de Kojima, con la que muchos habíamos crecido, pero que finalmente no consiguió llegar a lo que esperábamos. No estaba acabado, mecánicamente fue el mejor de la saga y el apartado gráfico deja a muchos juegos de su generación a la altura del betún, pero no llegó a lo que esperábamos. Y la decepción es una mala consejera, porque muchas veces nos hacen olvidar las virtudes de un título, porque lo negativo nos importa más.

Por eso, y ante tal oleada de títulos que llegan en los próximos años, habrá que tener paciencia, analizar el juego como es debido y que no nos maten las expectativas, que no nos impidan disfrutar del juego que tengamos delante, ya que, como dijo Voltaire, “nunca vivimos, siempre estamos en la expectativa de vivir”. Eso y que ese juego era una soberana mierda.

Autor entrada: Dimonkey

Jugador de videojuegos desde pequeño que se resiste a crecer. Escribo a veces para ordenar las ideas. Tengo un gato. Twitter: @Dim0nkey

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.