Analisis de The Last Remnant | El juego olvidado de Square Enix

Analisis de The Last Remnant

En este Analisis de The Last Remnant os acercamos a uno de los clásicos de Square-Enix que pocos tienen en su memoria

Tras analizar un juego de cartas como The Elder Scrolls Legends, ahora toca analizar uno de los grandes olvidados de Square. Muchos son los grandes títulos que nos ha traído Square Enix desde sus inicios (Saga Deux Ex, Final Fantasy o Kingdom Hearts, entre otros).

Pero hay ocasiones en las que hasta las grande compañía lanzan un juego que acaba cayendo en el olvido. Éste es el caso de The Last Remnant, un juego que no cuajó como se esperaba, dado que no llegó a alcanzar las 600.000 copias vendidas tanto en Xbox 360 como en PC, algo muy inusual en Square Enix.

La Trama

The Last Remnant es un RPG que fue lanzado para la Xbox 360 en el año 2008 y posteriormente fue adaptado para Steam en 2009. La historia que se nos narra ocurre en un mundo en el que las diversas razas que lo habitan, conviven junto a una serie de Reliquias, las cuales otorgan un poder ancestral a aquellos que logran vincularse a ellas. El juego comienza con la aparición del nuestro protagonista, Rush Sykes, que está desesperado por encontrar a su hermana, Irina Sykes, a la cual parece que han secuestrado.

Durante su búsqueda, se ve inmerso en medio de un campo de batalla en el cual, el ejército del reino de Athlum mide sus fuerzas contra un gran número de bestias salvajes, poniendo en marcha una reliquia devastadora, el Gae Bolg. En el fragor de la batalla, Rush acaba conociendo David, el Marqués de Athlum, el cual, tras finalizar la batalla, se ofrece a ayudarle a buscar a su hermana.

En el transcurso de la búsqueda Rush y sus camaradas de Athlum se verán envueltos en una trama que pondrá en pie de guerra a todos los reinos del mundo, y más aún tras la aparición de un personaje misterioso: “El Conquistador”.

combate the last remnant

Sistema de Batalla

El sistema de batalla es un arma de doble filo: lo puedes amar o lo puedes odiar, pero sin duda, es probablemente en lo que más destaca este juego. En el campo de batalla manejaremos Unidades, las cuales podrán estar formadas de 1 a 5 personajes. Al principio sólo podremos tener una Unidad, pero a medida que avancemos en la historia, se nos irá avisando de cuántos Personajes y Unidades podemos tener para combatir.

Durante el combate se nos presentan las diferentes acciones que puede efectuar la Unidad. Es decir, no podremos decidir exactamente qué ataques concretos queremos hacer, sino que lo que haremos será elegir el estilo de combate (“Atacar con artes místicas” o “Atacar con artes de combate” o incluso “Haced lo que os parezca”).

En cada turno, dichas acciones pueden cambiar dependiendo de la situación en la que se encuentre la Unidad o el Enemigo.  Por ejemplo, si a tu Unidad le han reducido mucho los Puntos de Vida, es muy probable que una de las acciones que estén disponibles sea la de Curar a la Unidad.

sistema de batalla the last remnant
Al seleccionar “Artes Místicas”, los personajes que puedan lanzarán magia.

Moral

En la parte superior de la pantalla aparece una barra de color rojo y azul con un rombo en medio. Dicha barra representa tanto la Moral de tu equipo (color azul), y la del Enemigo (color rojo). Si la moral de tu equipo es alta, tus ataques serán más efectivos, harán más daño, y el enemigo será más vulnerable; si por otro lado, la moral de tu equipo es baja, ocurrirá justo lo contrario: será el Enemigo quién te haga más daño.

Esto le da cierto “realismo” al combate: no es lo mismo enfrentarte a un enorme dragón de 4 metros, en los cuales, tu moral será muy baja, que contra una rana, a la cual puedes matar de 2 espadazos bien dados. En cualquier caso, la moral de tu equipo dependerá también de su rango, es decir, que cuanto mayor rango tengan, mayor moral al principio del combate.

barra moral the last remnant

Sistema de Experiencia

Tras el combate, dependiendo de las artes que hayamos utilizado (combate, místicas, curación, etc), hay cierta posibilidad de que suban de rango. De igual manera, pueden también incrementar los parámetros de nuestro personajes. Lo que sí subiremos será el Rango de nuestras unidades.

¿Esto que quiere decir? El Rango representa cómo de poderosas son nuestras unidades; esto influye en diferentes aspectos: Cuánto mayor sea nuestro Rango, mayor será nuestra moral en el combate, y menor posibilidad tendremos de que nuestros personajes incrementen sus parámetros, además de que nuestros enemigos tendrán más vida. Es decir, que si nos dedicamos a farmear sin freno con monstruos débiles y subimos mucho nuestro rango, es posible que no consigamos subir los parámetros de nuestros personajes de manera óptima, por lo que es importante encontrar el equilibrio entre el farmeo y el rango.

sistema de experiencia the last remnant
Al terminar la batalla es posible que nuestros personajes aumenten sus características

Dificultad

Quizá es el aspecto que puede, tanto engancharte al juego como odiarlo. Desde el principio del juego, la mayor parte de los combates los empiezas con poca moral. No es hasta casi el final del juego cuando podrás tener la moral por las nubes.  Por otro lado, todos los jefes del juego tienen la dificultad extra de que siempre vienen acompañados de 5 o 6 unidades de enemigos además de él.

Quizá se podría pensar que la solución es lo que se suele hacer en los RPGs, que es farmear, pero The Last Remnant, en cierta manera, penaliza ese farmeo, dado que si tu equipo sube de rango, el enemigo también lo hará, y por tanto, tendrá un mayor número de puntos de vida. Cabe remarcar de nuevo que, cuanto más subes de rango, más difícil es que tus personajes suban sus parámetros, por lo que la estrategia en las batallas, y algún toque de suerte, es vital.

Gráficos

Es uno de los apartados por los cuales el juego recibió más críticas en ambas versiones, tanto en Xbox360 como en PC. Los gráficos son agradables a la vista, y los paisajes y las ciudades son muy característicos. Pero cada vez que entras en una nueva zona se ve durante un segundo cómo las texturas se cargan, es decir, cómo si a los diseñadores no les hubiera dado tiempo a optimizar las entradas a nuevas zonas, dando cierta sensación de dejadez; lo que viene siendo una bajada de frames en toda regla.

En mi opinión, no le resta atractivo, dado que sólo lo ves durante un segundo, tras lo cual, las texturas y los gráficos se ven plenamente nítidos.

La historia parece simple al inicio pero ofrece mucho más cuanto más avanzas

Historia

Parece que he dejado a propósito lo mejor para el final. La historia, a pesar de ser simple al principio, va cogiendo profundidad a medida que vamos avanzando en el juego, hasta el punto de que, a servidor aquí presente, se le escaparon las lágrimas con el final del juego. Los secretos tras la figura del “Consquistador” y sus diálogos con Rush, nuestro protagonista, el secreto que hay tras su hermana Irina, y toda la trama política que envuelve al juego, hacen de la historia de The Last Remnant algo más que el típico rescata al princesa.

Digo esto, porque no es el primer RPG que basa parte de su trama en el rescate de alguien querido (véase el rescate de Shana en “The Legend of the Dragoon”, uno de los grandes RPG de PSX).

¿Lo recomendamos?

El juego no llegó a los corazones de la gente, pero no por ello quiere decir que sea un mal juego. Bien es cierto que las pantallas constantes de carga en la versión de Xbox360 y la adaptación que hicieron del juego para Steam le costaron demasiado caro. Pero tiene los elementos necesarios para un RPG standard: buena historia, personajes bien definidos, un villano superpoderoso y un sistema de combate estratégico. No es una obra maestra, pero cumple. Y veces con cumplir, es suficiente para que un juego sea bueno.

Autor entrada: Escarniusan

Psicólogo luchando por la felicidad del mundo. Amante de los videojuegos y del Planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.